06×09 Chile me lo confirmó

Historia 1

Habia una vez un extraterrestre que viajó a la tierra buscando amor. Todos los extraterrestres de su planeta le marginaban y pensaba que cambiar de aires sería buena idea. En realidad el extraterrestre venía de Murcia, era un murciano. Las cosas son así. Su misión era pillar cacho porque en su pueblo no pillaba nada y encima tenía un cinturón de castidad, cosa que no ayudaba. Su objetivo era deshacerse del cinturón y encontrar el amor. El cinturón no le fue mal del todo porque le había picado en sus partes una abeja con zica, que a la vez había pillado tres venéreas y évola. Así que dijo: – ¿Para qué me voy a molestar haciendo ganzúa si puedo quedarme por aquí haciéndome un cortado o jugando al mus con los colegas?-. Al final el pobre murciano, infectado de zica, busca en el periódico gente con la que compartir piso y encuentra un grupo de chicos universitarios bastante buenorros, estilo crepúsculo que lo aceptan en su casa como nuevo integrante. Como todo buen universitario hacían muchas fiestas y en una de ellas pasó algo asombroso. Los universitarios en realidad eran góticos, eran seres de la noche, comían tejones y daban pena a la peña. A partir de ahí la vida del pobre murcian boy fue como súper triste y su vida empezó a ser todo un drama. En la fiesta mientras veían V, pidió droga a los góticos, pero éstos no iban de este royo. De repente apareció el ojo de orus con unas pestañas increíbles. Estaban super bien hechas y eran muy grandes. Orus le explicó al murcian boy que había llevado a los masones a controlar el planeta murcia y no dejaba que se moviera droga por ahí, incluso llegó a amenazarle con meter LSD en los bidones de agua que llegaban a su pueblo. El pobre murciano ya estaba súper trastornado, no sabía dónde se había metido. A Orus no le gustó nada su reacción, pues pensaba que se estaba quedando con él, así que lo castigó en una sala oscura llena de pinchos. Cuando murcian boy se quiso dar cuenta, tenía detrás un espectro violador que le dio mucho mucho terror. Además de terror, le dio mucho por culo y en la enculada tuvo una visión. Se dio cuenta de que lo que tenía que hacer era coger un avión dirección murcia, ya que su pueblo estaba en peligro. Orus quería dominarlo echando LSD en los bidones de agua. Huyó rápido y veloz son sus amigos góticos, que los consigue convencer para que les acompañen. Los convenció inglingiéndoles dolor bajo las uñas, pinchándoles. Les dijo que si querían que parara tenían que acompañarle a murcia a combatir contra Orus. Rápidamente partieron, pero el avión se estrella. FIN

Historia 2

Había una vez una torre donde vivía una princesa con cabello rubio largo largo largo, tan largo que podía hacerse un cinturón con su cabello. También era donde se refugiaban los jubilados que habían sido abandonados en las gasolineras. Entre esos jubilados estaba el señor Burns. No era el real señor Burns de los Simpson, sino que era un señor cualquiera que estaba obsesionado con que él era el señor Burns. Estaba haciéndose una gallola con papel de plata para cubrírsela del sol, pues había pedido una habitación mirando a cuenca, pero no se la dieron, así que tuvo que comerse toda la solana que daban sus vistas mirando hacia el monte. De repente le picó una gran medusa y se conviertió en Rick. Justo después sale Morty diciéndole: – Abuelo Rick, sácame de este castillo, vamos a una dimensión supersónica y hagámonos masturbaciones con patos.- Ante tal mierda, vuelve a aparecer la princesa y se hizo un cinturón y una especie de top que le cubría los pezones y del techo cayó una araña que le picó y le convirtió en spiderwoman. Luchó contra Rick porque pensaba que era Morty malvado, que había venido de una realidad alternativa. Spiderwoman corre asustada tras los últimos acontecimientos. corre tanto que llega a un cementerio donde cree encontrarse a salvo ya que allí no hay mucho movimiento por la noche, pero cuando va a pegar una cabezada algo le toca sutilmente los pezones y nota una pequeña perturbación en sus braguitas. Se da cuenta y se levanta corriendo con el pelo enmarañado, cae, se pega una buena hostia y además del golpe vuelve a recuperar su yo original y empieza a vagar por el cementerio. Justo después empieza a llover y aparece por ahí un friki y dice: – Miraaaaa, es la cosa del pantano.-  El friki que pasa por ahí es un adolescente un poco salidote, de éstos que se levantan y hace tiro con jabalina. Al verla piensa que parece un monstruo del pantano, pero en tiempos de guerra todo agujero es trinchera. – Ya lo decía mi abuelo rick. ¿Sabes q se me da muy bien tocar el arpa? Aquí en el cementerio seguro que han enterrado a alguien con un arpa, buscaré una. – Se puso a registrar, a ver si alguien había sido enterrado con un arpa, cosa muy normal, y efectivamente se encontró una, un arpa chino para ser concretos. Entonces le dijo a la princesa: – Perdona, ¿quieres que te toque algo?. – La princesa le dijo que no le tocaría con esa mierda, pero él sólo quería tocarle una canción con el arpa así que ella le dice: – Sí sí, eso sí, es que madre mía que cosas me dices.- El friki le cuenta que es de Murcia y que se acaba de meter toda la droga de los roncaras. Al final la princesa le dice que le toque una teta pero el friki prefiere tocarle primero la canción de Misiego que sacó en el 63. De repente, con tanto jaleo en el cementerio de noche, aparece el guarda con una shotgun y le hizo a aplacido un headshot y le dijo a la princesa: – Vente para acá que yo trabajo en un zoológico y vas a trabajar para mí, haciendo gallolas a los monos.- Fue esa una de las mejores épocas de su vida. Un día la princesa se levantó muy pronto para hacer sus quehaceres de galloladora de monos. Ese día le tocaba al mono blanco que tenia un copet de ratera y le gustaba que se lo hicieran en un agujero negro porque al ser blanco, necesitaba que fuera un sitio muy oscuro para que no le vieran. La princesa, como estaba acostumbrada a ejercer su trabajo no tenía problema que no hubiera luz, así que se dispuso a empezar su tarea cuando de repente una intensa luz cegó sus preciosos ojos. Cuando pudo ver, se dio cuenta de que todo había sido un sueño y que en realidad estaba tumbada en la cama de la torre. Fue tanta su decepción y depresión por no estar masturbando a los monos que decidió acabar con su vida y tirarse torre abajo. FIN

Historia 3

Había una vez un niño llamado Pequeño Timmy. Le llamaban así porque era pequeño en general aunque tuviera 54 años. En otra lares le llamaban Timmy Cazaputas porque le daba muy duro al tema de las putas. Hacía dos días que había practicado fis-fucking y se preguntaba por qué le olía todavía el puño a atún. De repente le picaron a la puerta y dejaron pasar un papel bajo la puerta. Era el mapa de lo que llevaba buscando toda al vida, por lo que había respirado y existía cada día. El Pequeño Timmy, que de pequeño le llamaban el Niño Gilipollas que quería volar, se subió a la ventana para poder realizar el sueño de su vida, así que se tiró por el balcón y se reventó la cabeza. Hay gente que piensa que la historia del Pequeño Timmy acaba aquí, pero hay una realidad que nadie sabe muy oscura detrás de todo esto. El Pequeño Timmy vivió como Casper, recorriendo el mundo en busca de todas las cosas que estaban apuntadas en aquel maravilloso mapa. Efectivamente lo consiguió porque un día encendió la tele, y vio lo que siempre había soñado: descuentos en el Olimpo de citroen. Se compró un coche de gama media y se fue a hacer cocaína a un descampado con un tonto que se llamaba Pressy Jikman. Juntos vivieron felices. FIN

FINAL ALTERNATIVO BY ROBER

Pero no le llamaban Casper porque fuera el de la película, sino porque era el fantasma con más caspa del mundo. Éste no cesó en su búsqueda. Se lo pidió a Zeus y la imagen final de la historia es Casper yendo hacia el Olimpo haciendo metáfora de la vida porque ¿acaso no es la vida el viaje hacia un sitio que no conocemos?

0

Acerca de Miguel Mir

Dándolo todo desde 1983. Ideólogo, rolero, gamer, viciado de los juegos de tablero, motivador motivado y hater irremediable.